2.- Rendimiento en la escalada

RENDIMIENTO TÉCNICO EN LA ESCALADA

Todas las personas que escalamos sabemos que la técnica es indispensable. Podremos ponernos muy fuertes o ir muy bien mentalmente, pero si no sabemos movernos en condiciones nunca podremos dar lo mejor de nosotr@s escalando.

La escalada es un deporte complejo a nivel de técnica. No hay dos rocas o paredes iguales, por lo que la técnica necesaria para escalar cada línea es única, pero con la práctica desarrollamos una capacidad que nos permite movernos cada vez de manera más adecuada.

Podemos definir la técnica en la escalada de la siguiente manera: “capacidad para progresar o subir por la roca, pared, o plafón/muro, realizando movimientos de la manera más efectiva posible, es decir, gastando la menor energía.”

Al escalar utilizamos multitud de capacidades o habilidades técnicas, que hemos de combinar para adaptarnos al tipo de escalada que realizamos. Dentro de éstas, hemos de diferenciar entre generales y específicas:

1. Capacidades Técnicas Generales:

Habilidades o conjunto de recursos motrices aislados que nos permiten progresar por la roca o pared. Podemos diferenciar entre:

  • Percepción cinestésica: Nos permite colocar el cuerpo durante los movimientos, trasladando el peso (cadera) a un lado u otro. Esto hace que aprovechemos mejor los agarres de manos y los pies.
    Ejemplo: Situar el cuerpo más de frente o más de lado, situar el peso (cadera) encima de los pies o debajo de los brazos.Ejemplo: Situar el cuerpo más de frente o más de lado, situar el peso (cadera) encima de los pies o debajo de los brazos.
  • Técnica de pies: Habilidad para colocar y utilizar los pies, descargando el máximo peso posible y permitiendo llegar de una presas de manos a otras de manera efectiva. Se pueden utilizar las partes frontales o laterales de las punteras, los talones, los empeines, y se pueden realizar combinaciones (retrobicis, cañas….)
  • Técnica de manos: Habilidad para colocar y utilizar las manos aprovechando al máximo los emplazamientos de la roca o las presas. Existen multitud de posiciones de manos, que dependen de la forma y del tamaño de los agarres (tridedos, bidedos, monodedos, pinzas, invertidos, empotramientos….)

  • Visualización: Capacidad que nos permite prever los movimientos que realizaremos antes y durante la escalada, eliminando el gasto extra de energía para realizar movimientos innecesarios o mal gestionados.

  • Táctica: Capacidad para administrar nuestros recursos técnicos a lo largo del tiempo que dura la escalada. Ejemplos prácticos de la táctica serian el ritmo (velocidad a la que escalamos), los reposos, la gestión del material

 

2.  Capacidades Técnicas Específicas:

Conjunto de capacidades técnicas generales (movimientos de pies, manos, cuerpo…) adaptadas a los diferentes tipos de escalada.

Los distintos tipos de rocas (granito, caliza, arenisca…), sus diferentes procesos de formación (dentro de la tierra, en el exterior, debajo del mar…) y la influencia de las condiciones externas (temperatura, viento, precipitaciones…), hacen que existan paredes con diferentes inclinaciones, formas, tipos de agarres, texturas…

Todo ello condiciona la técnica necesaria para poder escalar por ellas.

  • Técnica de oposición:

Básica para la escalada, de la cual se derivan el resto. Probablemente esta es una de las primeras técnicas que debemos aprender a la hora de escalar. Realizar oposiciones significa hacer fuerzas contrarias con las manos, los pies y otras partes del cuerpo, que permiten utilizar los agarres o superficies por las que se escala.

  • Técnica en techos, desplome, placa o adherencia:

Dependiendo de la inclinación de la superficie que escalamos podemos cargar mayor o menor peso en nuestros pies, por lo que deberemos realizar menor o mayor fuerza con nuestros brazos. Cada inclinación requiere unas capacidades técnicas propias.

  • Técnica en: bavaresa, fisuras, diedros (bavaresa y en “X”), offwidth o chimenea.

Técnicas que utilizamos cuando nos encontramos fisuras o cambios de ángulos en la pared. Cada una de estas técnicas requiere movimientos específicos, que si  no se está acostumbrado, suelen ser complejos.

  • Técnica de lanzamientos y de mántel.

Son técnicas que requieren una acción dinámica o explosiva coordinada de manos y pies. Se utilizan para llegar de unos agarres muy lejanos a otros (lanzamientos) y para pasar de un plano más o menos vertical a uno más o menos horizontal, como en la salida de un bloque (mántel).

Desarrollo técnico.

Cuando empezamos a escalar o probamos un tipo de escalada al que no estamos acostumbrados, debemos aprender nuevos patrones de movimiento, que con la práctica se llegarán a automatizar y se efectuarán de forma eficiente.

Cuando aprendemos nuevos patrones de movimientos, pasamos por una fase de principiantes técnicos o como me gusta llamarla, “fase de pato”. Durante este periodo hay que tener paciencia ya puede llegar a ser frustrante, pero con perseverancia y paciencia, saldremos de esta fase y empezaremos a disfrutar.

Muchas personas pretenden rendir igual en estilos nuevos para ellos que en los que están acostumbrados, y acaban abandonando. Cuántas veces habré escuchado: “no me gusta la adherencia” ó “no me gustan las fisuras”. El problema no es que no les guste, es que tienen que dedicarle un tiempo a aprender.

Con la práctica se aprenden los patrones de movimiento necesarios y se puede escalar en condiciones, es decir, se tienen armas para poder afrontar movimientos novedosos que requieran esa técnica especifica. Para ello es importante hacer un esfuerzo y centrarse en la información que nos aporta nuestro cuerpo a través de dos canales:

  • Exterocepción: Vista, tacto y oído.
  • Propiocepción: Sensaciones internas de nuestra posición y movimiento en el espacio.

La gran mayoría de los escaladores tienen diferentes niveles en estas capacidades (gran nivel en desplomes y techos y un nivel muy bajo o nulo en adherencias o fisuras, por ejemplo).

Los escaladores con mayor nivel de dominio técnico son capaces de controlar todas estas capacidades, como podría ser el caso de Tommy Caldwell o Adam Ondra.

Cuantos más movimientos diferentes se han aprendido, se tienen más posibilidades de resolver nuevos de manera efectiva, por lo que escalar mucho y variado hace que se escale mejor, sobre todo escalando a vista.

No Comments Found

Respuesta